Se Bienvenido a esta comunidad de rol (RPG) en donde podrás conocer a muchos miembros con los que compartir. ¡Empieza tu aventura!
Ambientación
El primer ser en el universo fue Kai'ah originado por la acumulación de polvo de estrellas y magia poderosa. Su alma estaba predeterminada a ser el gran diseñador del universo dando inicio a esto con pequeñas creaciones, al notar que estos seres flotaban sin un fin aparente decidió hacer algo en mayor escala dando como diseño el primer mundo conocido en la actualidad como Limbus. En el habitaron los primeras especies de flora y fauna, los cuales vivían en una perfecta armonía, sin embargo Kai'ah sabía muy en el fondo que sus poderes no se limitaban tan solo a animales y flores. Mientras miraba su reflejo en el agua sintió la necesidad de tener a alguien como él... Sigue aquí
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Tsukihime
Administradora
Perfil # MP
Ahri
Administradora
Perfil # MP
Koto
Administradora
Perfil # MP
Últimos temas
» Painful Liberty || Foro Nuevo || Elite
Dom Jun 15, 2014 7:09 pm por Tsukihime

» Reglas del Foro
Sáb Jun 14, 2014 10:24 pm por Darick M. Zealousscythe

» Un mero capricho sexual | Priv. Sheila Astur Aenibeli {Flashback}
Vie Jun 13, 2014 8:56 pm por Raziel Z. Kirgyakos

» Solo negocios [Privado]
Dom Jun 08, 2014 6:31 pm por Dan Mandel

» Buscándote
Dom Jun 08, 2014 11:38 am por Tsukihime

» Spinel Sun ID
Dom Jun 08, 2014 11:10 am por Tsukihime

» Conozcamos a nuestros personajes
Sáb Jun 07, 2014 6:37 pm por Tsukihime

» La Puerta a Limbus
Dom Jun 01, 2014 9:32 am por Koto

» La Puerta a Inferus
Dom Jun 01, 2014 9:31 am por Koto

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Sáb Mayo 17, 2014 7:19 pm.
H E R M A N A

E L I T E
 photo 35x35_zpse6a8f361.png Crear foro Wings of Freedom
¡Di NO al plagio!
Esta skin fue diseñada por Sylver para Source Code.
Las imágenes fueron sacadas de GOOGLE con distintas etiquetas y éstas fueron editadas por Tsukihime para el uso de este foro, en caso de querer ocuparlas, favor de mandar un MP correspondiente al caso.

Solo negocios [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Solo negocios [Privado]

Mensaje por Dan Mandel el Lun Mayo 26, 2014 9:17 pm

Trabajo. Últimamente, parecía que todo lo relacionado a la vida de Dan se basaba en tan solo eso; ¿quién le había mandado en primer lugar a conseguir un tedioso empleo?

Se levantó de la cama con un pesado suspiro, poniéndose de pie para ir a tomar desayuno. La respuesta estaba clara para él, pero no podía evitar sentir remordimiento por el hecho de ser él mismo quien había comenzado con todo esto. En realidad, la llegada de su mascota al hogar fue lo que le impulsó a la decisión, pero no le culpaba realmente; no era capaz de culpar a su felina por nada que pudiese ocurrir.

Por tanto, el único realmente culpable en su mente era él mismo, y eso era algo que le atormentaba el alma. No podía culpar a nadie, por lo que no podía vengarse de nada por esta razón.

Un vaso de leche sin lactosa y unas cuantas galletas del mismo tipo fueron todo lo que decidió desayunar. El apetito continuaba, pero ya se daría la oportunidad de pasar a comer por ahí, lo que tenía planeado para hoy bien podía tomarle todo el día, así que no tenía tiempo que perder.

Se bañó y cambió de ropa con rapidez, su nuevo conjunto viéndose exactamente igual al anterior: una camiseta negra con la palabra “Jerk” escrito en mayúscula con letras blancas, unos maltratados jeans y unos zapatos negros. Era casi lo único que el hombre llegaba a vestir, y daba normalmente la impresión de ser aquello lo único que poseía en ropas.

Tras un largo viaje que le pareció haber sido de horas, logró llegar a Inferus, y de este modo, a la entrada del castillo Maedross, el reino del norte. Había escuchado que era allí donde podría conseguir una piedra de valor en el mercado. No era fácil el viajar hasta esta zona desde Limbus —o al menos, así le daba la impresión al pelinegro—, por lo que sería un buen negocio conseguir objetos de utilidad aquí.

La oscura apariencia del castillo no era algo que pudiese asustar a Dan. Su gran tamaño y apariencia de poderío no hacían más que llamar su atención. Era un lugar poderoso, sombrío y probablemente hasta peligroso; pero eso era lo que más atraía al pequeño sujeto a ingresar al sector.

Caminó hacia la entrada erguido y con una sonrisa relajada. Observó a los dos guardias que la custodiaban y se dirigió a uno haciendo una reverencia y poniendo una mano frente a su pecho, con la otra atrás en su espalda, “Saludos, buen hombre. ¿Podrían ustedes darme el permiso correspondiente para ingresar?” levantó la mirada hacia el sujeto al que le había hablado, volviendo a su posición erguida original.

El mismo guardia no hizo más que compartir una mirada con el otro individuo a su lado, arqueando las cejas, para luego volver a observar a quien había realizado la petición. “La reina no está esperando a nadie aquí hoy.” La voz habló con tono calmado y grave.

Dan no era un sujeto conocido por su paciencia, o su habilidad de manejar el rechazo ante situaciones como esta, por lo que enseguida volvió a su normal temple enojado, y apuntó al sujeto con su dedo índice. “Escúchame bien, alimaña. No estoy aquí en busca de ‘la reina’ o quien sea custodie el lugar. Quiero encontrar lo mío y me retiraré, eso es todo, ¿escuchaste? Así que déjame entrar y me iré-” No estuvo ni cerca de completar el resto de la frase en cuanto fue agarrado de los brazos por el otro guardia y lanzado contra en suelo a unos metros más allá.

La cantidad de tierra en el rostro de Dan no se comparaba a la cantidad de odio que se podía ver en ella. Se puso de rodillas mientras se limpiaba la cara pasando simplemente su camiseta por ella y empuñó luego sus manos, apuntando a los aires. “¡CASTILLO MAEDROOOOOSS!”

---------------------------------
No iba a permitir un trato así, ¿quiénes se creían? Lo único que Dan buscaba era ganarse la vida, y era atacado de manera tan injustificada. Una vez Dan se metía una idea en la cabeza, no había quien lo detuviese.

Agarró la libreta de siempre cargaba consigo y buscó la última página sin estar completamente rayada; escribió “Guardias del castillo Maedross” bajo lo que parecía decir “caricaturistas”, “astronomía” y “pudín”, el último de estos tachado con varios rayones por encima. Luego cerró su libreta y la volvió a guardar. Tenía que concentrarse en lo esencial; el entrar allí y conseguir lo que buscaba era lo primero en su mente, la venganza tendría que esperar.

Vistiendo lo que serían una túnica, una desordenada capa de hojas diversas para simular una peluca y unos cubos de madera atados a sus pies para disimular su altura, se volvió a acercar a los guardias, “Camaradas, he vuelto de mi misión” simulando una voz algo grave y con cierto tono de elegancia, se dirigió esta vez al guardia que lo había lanzado lejos, “Debo acceder lo más pronto posible al castillo para entregar las noticias a la reina”

Los guardias volvieron a mirarse entre si; el guardia frente a Dan comenzó a abrir la boca para hablar en cuanto fue interrumpido por la voz del hombre, “¡Vamos, vamos, que tengo prisa! ¡Son noticias urgentes del reino del sur, nuestras vidas dependen de ello!” De forma quizás algo exagerada, el hombre alzó sus brazos al aire y los agitó. El desesperado tono de voz que utilizaba en su voz para denotar urgencia pareció lograr efecto en los guardias, quieren se movieron a los lados para permitir el abrir de la puerta.

Dan pasó por la gran entrada y esperó unos segundos ya adentro. Se dio la vuelta al verificar que los guardias no le estaban viendo y se acercó a ellos sigilosamente, prendiendo su encendedor en la ropa de uno de los dos. No les haría un daño muy grave, pero les haría pasar un ligero susto; eso les enseñaría a no tratarle de mal modo para la próxima ocasión.

Salió corriendo por los pasillos y, una vez se percató de que se encontraba sin nadie que le viese, se quitó su disfraz, sacudiendo su cabello para botar todo residuo de las hojas que había utilizado para intentar disfrazarse y deshaciéndose de los cubos de madera en sus pies. La capa la conservaría, pues pensaba que se veía genial en ella. Aprovechó la ocasión para agarrar su libreta nuevamente y tachar lo último que allí había escrito, y luego decidió continuar con su viaje.

Caminó por varios pasillos cuando por fin vio lo que buscaba, la salida al patio del castillo. Allí seguramente encontraría las piedras y objetos que buscaba, de los cuales había escuchado solo en zonas como esa se podían hallar.

Apresuró el paso hacia la puerta que lo guiaría a su destino, y la tomó de la manilla, mas no alcanzó a tirar de ella para salir en cuanto escuchó una voz. Se detuvo en seco y no se atrevió a dar la vuelta hasta unos segundos después, había sido descubierto y tendría que pensar en alguna explicación rápido, "Uhm... ¿buenas?" una sonrisa nerviosa fue todo lo que logró expresar.


OffRol:
Creo que es la introducción más larga que he llegado a crear xD Espero esté bien ;u;
avatar
Dan Mandel
Humano
Humano

Mensajes : 31
Profesión : Comerciante... de cosas... cállate. (?)
Localización : Por donde se me antoje.
Fecha de inscripción : 12/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo negocios [Privado]

Mensaje por Tsukihime el Jue Mayo 29, 2014 8:03 am

No estaba segura de cuánto tiempo había sido el que había destinado a dormir, sin embargo se sentía realmente descansada cuando se hubo de levantar. El día se veía como si cualquier otro fuera, tampoco es como si tuviera muchas cosas que hacer, por lo tanto la prisa no estaba dentro de sus planes.

Lenta, ese era el término que se podía emplear en ella, aunque ésta lo veía más como 'tomarse su tiempo' en lo que quería, pero ¿Qué más se podía decir a quien demoraba más de una hora en tomar una ducha?. Sí, era una Succubu, y por sobre todo era la Reina de aquel lugar, sin embargo para todo habían límites y al parecer, la peliverde, apenas y conocía los propios. Bueno, tampoco es que se pudiera hablar de límites con ella, que consciente o inconscientemente, los sobrepasaba siempre por mera diversión. - Qué delicia - fue lo que había podido escucharse salir de entre los rosa carnosos que la chica poseía, mientras cubría toda su silueta femenina con una pequeña toalla que apenas y cubría su parte trasera abajo, y el inicio de sus senos arriba. Jamás le había complicado que vieran su anatomía, menos sabiendo la naturaleza de la raza de la cual era heredera. Sus genes pedían a gritos que mostrara e hiciera uso de sus encantos 'femeninos', mas la chica solo los acallaba, convenciendose de que por el momento no necesitaba a más que Samael.

Su caminar lento, grácil, la llevaron de vuelta a la habitación, en donde su ropa ya había sido puesta y ordenada por sobre la cama, que también se notaba había sido recién armada. Adoraba el hecho de tener a tantos seres que la sirvieran, a fin de cuentas ella solo tenía que preocuparse de lo que le iba mejor a su pueblo... aunque claro, en realidad solo se preocupaba de la fácil vida que podía llevar ahí. En realidad no era mucho lo que le importaban los demás, sin embargo era mejor tenerlos a todos de aliados que de enemigos, al fin y al cabo ella era Reina porque tenía a alguien a quien mandar, si sus plebeyos y súbditos se fueran, no valdría de nada el estatúto del cual era descendiente. Sus delicadas manos fueron las encargadas de cubrir las prominentes curvas de su cuerpo, siendo el atuendo de aquel día uno bastante sencillo para el que solía ocupar: un vestido sin espalda (para no incomodar a sus alas), el cual solo se sostenía por el apretado escote que hacía resaltar a sus senos y el que llegaba de largo hasta mitad de muslo, teniendo un color azul marino que hacía contrastar el blanco de su piel y lo claro de su cabello. No planeaba salir del castillo aquel día, talvés podría ir a caminar un rato y buscar a Samael, no sabía en donde se había metido y practicamente era ella la que estaba comenzandolo a buscar... qué va, solo iría a dar una vuelta, si se encontraba con él solo era un plus.

Con maestría se calzó las botas altas que solía ocupar y, cepillándose el cabello se desplazó hasta la puerta de la habitación, lanzando a ciegas el cepillo tras la espalda, sin importarle en realidad en donde hubiera caído ni si había quebrado algo. Uno, dos, tres pasos se escuchaban al topar sus tacos contra el suelo, siendo ese el único ruido que interrumpía la quietud del recinto. No es como si la soledad le incomodara, sin embargo estaba algo curiosa de lo que pudieran estar haciendo aquellos que le servían. Primero se dirigió a la biblioteca, a pesar de ser Inferus, la biblioteca del castillo poseía más de 10.000 copias originales de distintos autores, tanto de aquel mundo como de los otros, y como era en realidad poco por lo que se pasaba por ahí, no tenía idea de quien lo frecuentaba. Sin mayor problema abrió la puerta que la separaba de aquella instancia y visualizó el interior, encontrándolo tan vacío como los pasillos que estaba recorriendo. La mueca de su rostro podía haberse visto sin problemas, siendo una que mostraba un leve molestar, esperaba poder encontrar a alguien, pero no haber visto vida su ánimo decayó un poco. Suspirando volvió al camino que se había estípulado, habiendose decidido a salir del castillo, sin importar si no tenía con ella a aquel fiel sirviente que la acompañaba desde hace tantos años.

Estaba por llegar hasta las grandes puertas custodiadas del castillo, cuando notó movimiento en estas, volviendose a avivar aquella llama de curiosidad que solía poseer. Quería saber quien era él o ella que quería entrar a su residencia, tenía que saber quienes eran los que por ahí se paseaban. Silenciosa se movió hasta esconderse tras un pilar, no tan cerca para que no la notarán, pero tampoco tan lejos, quería escuchar lo que ahí pasaba. Al parecer alguien había querido entrar, pero los guardias no le habían dejado, apestaba a humano en ese preciso lugar, lo que la llevó a fruncir levemente la nariz, no le gustaba ese aroma. Dejó de preocuparse por eso cuando notó una nueva presencia algo... 'inusual', podía notar el engaño que tras el disfraz se llevaba, y se lamentaba de que a quienes había dejado cargo su propia seguridad se estuvieran creyendo toda esa palabrería que salía de entre las hojas que estaban siendo ocupadas por el ser que aún no lograba identificar. Tendría que decirle a Samael que cambiara a los guardias, no podía permitir que su vida estuviera en manos de seres tan incompetentes como esos.

Su mirada era fija para el ahora 'invitado' en su castillo, siguiéndole con ella para visualizar todos los movimientos realizados por el contrario. Por un lado estaba diviertiendose por el ingenio ocupado, pero por otro estaba molesta de que cualquier 'plebeyo' pudiera entrar, cuando quisiera, en la seguridad de su 'hogar'. Notando como aquel se alejaba, simplemente le siguió sin pensar, sin preocuparse esta vez que pudiera descubrirla, ella era la dueña de aquel lugar y si sus guardias habían sido engañados por aquel hombre (como había podido observar), no iba a ser lo mismo con la Reina. El descubrimiento de su propia presencia fue más rápido de lo que había creído, posándose una sonrisilla divertida y de superioridad en sus labios cuando la presencia contraria se giró, pudiendo verle de frente esta vez. - ¿Qué hace un humano como tú en un lugar como este? - la frase fue pronunciada casi como un murmuro, entre seductor y de amenaza, esperando que éste pudiera hacer efecto en el templante del ser humano. Tal vez ahora podría tener un poco de diversión, su día no iba a estar perdido.

Off:
Está bien así, no te preocupes xD

_________________

avatar
Tsukihime
Succubu
Succubu

Edad : 23
Mensajes : 61
Profesión : Reina del Norte [Inferus]
Localización : Castillo del Norte de Inferus
Fecha de inscripción : 07/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo negocios [Privado]

Mensaje por Dan Mandel el Dom Jun 08, 2014 6:31 pm

La sonrisa nerviosa se desvaneció del rostro del hombre mientras observaba a quien le habría descubierto, pasando nuevamente a su regular mueca de molestia. Una mujer que aparentaba ser algo menor que él, se encontraba sonriéndole con un cierto aire de superioridad en su mirar. Su vestimenta, si bien no era mucha, daba a comprender su alta clase; se notaba ya tan solo por el material que lo que ella vestía no era nada barato.

Suspiró mientras retractaba su mano de la puerta, mientras se daba vuelta por completo hacia la muchacha. Era claramente más alta que él y de una figura deslumbrante, mas eso no lograba hacer cambiar a Dan en su actuar “Mire, madame. No me encuentro ni con el humor ni con el tiempo para detenerme y platicar. Estoy en una importante misión en la que preferiría que no interviniese, así que vaya de vuelta a… lo que sea que haya estado haciendo, y yo volveré a lo mío.” Dijo entre dientes, volviendo su mirada hacia la puerta.

Tenía ya claro que los problemas habían comenzado. Había descubierto que era un humano, ¿acaso era tan obvio? Existían montones de criaturas que constantemente pasaban disfrazadas de humanos comunes y corrientes, ¿qué le hacía creer, o mejor dicho, saber que él era uno? El pensamiento recorrió su mente y se quedó allí reposando, arruinando aún más su humor, mientras abría la puerta. Un bello, aunque algo oscuro, jardín se encontraba frente a sus ojos. Era grande y algunos de los arbustos provocaban la creación de ciertos laberintos, donde el hombre alcanzaba a divisar algunos de los guardias rondando por la zona.

Una ligera brisa entró por la puerta mientras el pelinegro la cruzaba. Podía sentir como su meta se acercaba con tal solo observar su alrededor; ya la misma construcción de las murallas podría tener los materiales que Dan estaba buscando.

La curiosidad le llevó a darse la vuelta, para verificar que la mujer se hubiese retirado; lamentablemente para él, ella seguía allí, “¿Qué estás mirando?” con tono aborrecedor, volvió a observar de frente a la muchacha. Se sentía vigilado, y ella parecía ser la única que había notado su presencia como intruso hasta el momento. Tenía que hacer que se alejase antes de que lo delatara y fuese echado del lugar.
avatar
Dan Mandel
Humano
Humano

Mensajes : 31
Profesión : Comerciante... de cosas... cállate. (?)
Localización : Por donde se me antoje.
Fecha de inscripción : 12/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo negocios [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.